domingo, octubre 24, 2010

Poema desde la oscuridad



Este poema es una creación colectiva, entre Pedro Neila y Erika Contreras.Pretendemos que sea un simil entre lo que vivieron los 33 mineros atrapados en la mina San José y las personas que hemos caído en el pozo  profundo de la depresion.


Como vosotros sé lo que es estar sumergido en el líquido negro de la desesperación

Como vosotros lanzaba la mirada, buscando un pedacito de cielo, el mío

Como vosotros conozco la proximidad del aliento de la muerte y he sentido su fría asechanza.
Como vosotros caí injustamente una prisión acusada, procesada y condenada, sin otro crimen que vivir.

Como vosotros me agarre agónica a los barrotes de mi destino

Como vosotros rece para qué la débil luz que alumbraba mi futuro, no se apagara

Como vosotros el fuego de mi alma seguía ardiendo, porque sabía que alguien me esperaba

Como vosotros me convertí, sin quererlo, en una luchadora

Como vosotros el miedo me atenazo, haciéndome perder, a ratos, la esperanza

Como vosotros sentí que  estar ahí era un aprendizaje durísimo de experimentar

Como vosotros el marasmo se apoderó de mí, sin más porque yo se lo permití

Como vosotros supe cómo era la soledad del alma

Como vosotros se lo es estar en la oquedad asfixiante, de la oscuridad y la nada

Como vosotros soy una sobreviviente

Como vosotros se de la grandezas y miserias que conviven en un solo cuerpo, y un solo corazón

Como vosotros la voluntad de vivir, no la perdí y esta es mi segunda oportunidad


 

 


8 comentarios:

Lety Ricardez dijo...

Te leo y se me estruja el corazón ante tan terrible experiencia. La tuya, la del coautor, la de los mineros.

Anónimo dijo...

Me gusto mucho tu poema el simil es válido. La voluntad de vivir es nuestro remanente, la luz al final del tunel que nos espera, no dejemos que la oscuridad nos amilane.

Saludos te quiere tu amigo Hernán

Erika Contreras dijo...

Gracias Lety, tus palabras siempre tan certeras.
Un abrazo
Erika

Erika Contreras dijo...

Hernán ya elegí la luz, la oscuridad está ahí, peo no me amilanara
Erika

Antonio Furret dijo...

Se lee triste, pero con tintes de esperanza... Como un renacer desde lo profundo, desde lo más profundo.

Saludos

María Angélica dijo...

Que bello poema, Erika, me vine buscándote en el otro blog y vine a dar aquí así que enlacé este.
Que rico poderte leer en esta faceta.
Te dejo saludosssss....

SAIRETC dijo...

Como tú yo también he sentido que las fuerzas se agotan, pero, aunque claudicante, me paro y vuelvo a luchar. También a mí la vida me ha dado otra oportunidad.

Y la de nosotras no será una segunda, porque siempre vendrán muchas más.

Gusto saludarte Erika. Hace mucho que no te leía. Te dejo un abrazo y un vuelve a mis paradigmas.

Gabriel Bunster dijo...

Me conmueven tus líneas a duo; si, hay esa conexión con los mineros; veo que también los que escriben han salido a la luz; celebro eso y estiro una mano afectuosa.